sábado, 23 de agosto de 2008

Wichies

Los Wichi
Quiénes son y como viven, aquellos que conocemos
.

La Cultura aborígen Wichi está considerada corno una Nueva Cultura, formada por la fusión de los aborígenes Matacos, que actualmente habitan Chaco, Chaco salteño y Formosa.

Aculturizados de sus orígenes, toman elementos de aquellas comunidades con las que interactúan, y las incorporan a su propio Folklore de fusión. Sus primeros contactos los realizan con la llegada de la Iglesia Evangélica Asamblea de Dios Noruega, de ahí que parte de su idioma también posea vocablos de esta lengua. A partir de la adopción del Cristianismo Evangélico como su religión, comienzan a llamarse Wichis.

La comunidad aborígen WICHI, se distribuye en las llamadas Misiones, formadas por distinto número de familias, algunas de ellas con tres generaciones juntas. El promedio de hijos de algunas Misiones es de 10 niños por familia. La primer Misión que conocimos fue la Misión Wichi de Fortin Dragones en la provincia de Salta en el año 1992, en el Chaco salteño más específicamente. Esta primera Misión está formada por un conjunto de mas de 90 familias. El promedio de vida es de 50 años, por la mala alimentación, carencia de recursos y falta de medicamentos. Tienen también un alto índice de mortalidad infantil por enfermedades propias de la desnutrición y por epidemias.

A esta Misión en el año 1993 se le sumó, Hickmann, ubicada a 30 Km de la anterior ambas pertenecientes al Departamento de San Martín de la Pcia. De Salta. Pluma de Pato , perteneciente al Depto. de Rivadavia Norte de la provincia, se agrega en el año l994, y Media Luna en 1998, sobre el río Bermejo, también separada de Dragones por unos 25 Km de distancia, y un dificil camino de huella de monte, en el mismo departamento de San Martín.

En este momento, esta última Misión y la Escuela del Km 84, perteneciente a esta Misión se encuentran autoevacuadas, pues quedaron bajo las aguas del Bermejo. Todas las Misiones se hallan en una zona geográfica comprendida entre el río Bermejo al sur, limitadas por Orán al oeste, Tartagal al norte, y la provincia de Formosa al este, están muy separadas entre si, y su acceso a veces resulta muy dificultoso por las distancias y el camino, sobre todo en época de lluvias, aunque éstas sean escasas.

Sus viviendas son chozas hechas con ramas y Nylon negro, que les proveen como protección en la recolección de porotos. Sus costumbres son nómades muchas familias se trasladan constantemente en el Monte, en busca de comida (caza, recolección y pesca), o leña para vender en el pueblo, que en algunos casos se encuentra cerca de los asentamientos. Esta es una sus formas de subsistencia. La otra y fundamental es la creación de artesanías con fibras vegetales especialmente con hilos de hojas de Yaguar: las famosas yicas, bolsas y adornos con elementos de la naturaleza y figuras de animales del monte. El hilo lo tiñen con la resina del algarrobo, que da color negro y marrón, colores característicos de esta clase de artesanías.

El hilado o tejido de una cartera, por ejemplo, varía entre un día y una semana, según el tamaño y la cantidad de personas que le dedican su tiempo en cada familia. Los chicos suelen colaborar en la ejecución de las mismas, aprendiendo el arte familiar desde temprana edad, y realizando collares y adornos de semillas de algarroba, chañar, semillas de Palo blanco, de Palo borracho y, algodón, y otras especies propias de la zona. El arte de la madera lo desarrollan en Hickmann representando casi exclusivamente pequeños mamíferos y aves, observación directa de la naturaleza y elementos de uso cotidiano como morteros y palos de amasar artesanales; son especialmente observadores y muy habilidosos con sus manos. Sus arcos y flechas, son aquellos que ellos mismos utilizan actualmente para la caza de conejos y otros animalitos del monte que integran su dieta casi exclusivamente carnívora. gama de adornos domésticos dan muestra del talento manual de los wichi.

Las maderas más usadas son el palo santo, palo blanco consideradas maderas preciosas, guayacán negro, quebracho, palo amarillo. Algunas llevan incrustaciones de huesos y para dar brillo utilizan cera de panales abandonados para en el lustre.

La situación geográfica y económica es otro problema- el clima está cambiando aceleradamente, y en los últimos años se acentuaron las diferencias térmicas, que les hace sufrir de frios desconocidos hasta hace un par de aiíos, y de inundaciones y sequías agravadas por la mano del hombre en desarmonía con el Medio ambiente. La población de animales del monte disminuye porque cada vez hay mas desmonte indiscriminado: no observando los principios naturales, la deforestación provoca la merma de vida en el monte, fuente de alimentación para el aborigen.

Las empresas no consideran que deforestando y utilizando las tierras para cultivo con maquinarias que no requieren mano de obra, están creando mayor desempleo y reducen el monte natural de manera alarmante, habitat del aborigen y su sustento, provocando un enorme desastre ecológico. Cuando el río Bermejo crece, por ejemplo en Media Luna, pierden todo hasta sus vidas, a causa de las inundaciones, que traen además cólera y cuando el río baja las aguas estancadas provocan todo tipo de enfermedades por contaminación. El agua se vuelve imposible de beber, los peces contaminados imposibles de comer y vender.

La falta de integración del niño aborigen en la escuela, surge por la diferencia idiomática: desde que el niño nace escucha su lengua familiar Wichi, ellos desean conservarla ya que es su patrimonio cultural, y en las escuelas hay pocos maestros bilingües. También, muchas veces la falta de elementos esenciales para la sociedad urbana, como las zapatillas por ejemplo, acentúan la problemática, ya que en su mayoría los niños aborígenes están acostumbrados a caminar descalzos.

Una forma de integración que intentamos y resultó, fue la donación de dos computadoras completas, que recibimos de la empresa Química Estrella, se instalaron en la Escuela donde concurren los niños aborígenes, como un aporte que ellos mismos realizaban para el mejoramiento de la calidad de enseñanza de la escuela, dado que la sala de computación de la misma estaba precariamente equipada. La consecuencia de ello fue que los niños aborígenes empezaron a sentirse más seguros por el aporte realizado. Un objeto material resultó un lazo de comunicación, jugando un papel importante en el desarrollo de Consciencia de sus propias necesidades y toma de decisiones del propio grupo para sí mismo.

No hay comentarios: